viernes, 2 de diciembre de 2011

Un cronograma ¿para qué?

El otro día me llamó por teléfono un compañero para que le ayudara a “descifrar“ el esquema de un temporizador multifunción en forma de cronograma, con el objetivo de poder elegir la función que más se le adecuara al trabajo que pretendía hacer.
Como pude y por teléfono, le expliqué el funcionamiento del mismo, dando por hecho que es algo muy simple y al final parece que pudimos llegar a un entendimiento.
Luego, pensando tranquilamente recordé que hace un tiempo, yo tampoco tenía muy claro eso de cómo se interpreta un cronograma.
Para comenzar, tenemos que definir que es un cronograma y para que sirve.
Podría buscar una definición en internet, pero mejor lo diré con mis palabras y es que, un cronograma, es una representación gráfica del funcionamiento de un automatismo en el tiempo. Como es bastante obvio, sirve para que sepamos que función tiene dicho automatismo y que pasa si actuamos sobre uno u otro componente del mismo.
Como siempre dicen que una imagen vale más que mil palabras, realizaré unos cuantos esquemas y los explicaré, para que se pueda ver de una forma bastante simple. 
Para comenzar, un cronograma está compuesto por una línea vertical, que marca el inicio del tiempo y tantas líneas horizontales como elementos a controlar haya. Mientras estas líneas permanecen abajo indican que no se está actuando sobre las entradas o que las salidas permanecen inactivas. Cualquier cambio de estado de las mismas se muestra subiendo estas líneas.

En primer lugar, realizaré el más simple que se me ocurre, un interruptor que enciende una lámpara. Llamaremos al interruptor S1 y a la lámpara X1. Como se puede ver, cuando actuamos sobre el interruptor se enciende la lámpara y cuando dejamos de actuar sobre el mismo, la lámpara se apaga.

En el siguiente cronograma se puede ver el famoso retardo a la conexión. En el mismo se puede observar como al accionar el interruptor S1 comienza un ciclo de temporizado en la salida  X1, en la que una vez pasado el tiempo asignado se enciende. En el momento en que desactivamos el interruptor también cesa la actividad de la lámpara.

En el siguiente cronograma se representa lo que es conocido como un retardo a la desconexión. Cuando se activa el interruptor S1 se activa la salida X1 y cuando se deja de actuar sobre el interruptor, la lámpara se mantiene activa hasta que haya transcurrido el tiempo programado.

Aunque muy parecido al anterior, el siguiente cronograma  no es más que el esquema del típico minutero de escalera. En él se puede ver que en el momento que se pulsa sobre el pulsador S1 se pone en marcha la salida X1 que está condicionada por un temporizado y que no se apaga hasta que termina el tiempo programado.

En un cronograma pueden aparecer múltiples variantes. Para mí el ejemplo más simple puede ser un marcha paro. En este ejemplo tenemos un pulsador S1 que se encarga de darle servicio a la bobina de un contactor K1 y al piloto de señalización X1. El paro puede ser accionado por dos actuadores, el pulsador de paro S0 o por el relé térmico F1. En caso de que pare por causa térmica se encenderá el piloto de señalización X2.

En fin, aunque imagino que mucha gente lo tiene bastante mas claro que yo, pienso que hay otros que no y  espero que con estas nociones básicas podamos interpretar casi cualquier cronograma que se nos ponga por delante, por lo menos los básicos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ok, muy practico, me vino muy bien para mis apuntes, saludos!!

Grupo Frioelect dijo...

grcias juga,

Frioelect